¿Evitas realizar ciertas tareas?:Procrastinación

Hoy os voy hablar sobre la procrastinación, una palabra muy extraña pero que  a la mayoría  nos ha sucedido alguna vez, si no lo realizamos de manera habitual no tiene nada de “perjudicial”, pero si sobrepasa ciertos límites puede dañar nuestra calidad de vida e incluso asociarse a ciertas patologías como la depresión.

La procrastinación (del latín: pro, adelante, y crastinus, referente al futuro) es la acción de postergar actividades o situaciones que uno debe atender, por otras situaciones más irrelevantes y agradables.

Al realizar la procrastinación podemos sufrir el riesgo de ser improductivos, es decir,  tener la sensación de no haber hecho nada de provecho a lo largo del día, ya que hemos ido dejando ciertas tareas importantes porque nos resultaban pesadas o desagradables.

Podemos encontrar tres tipos de procrastinación:

  • Postergar tareas cotianas habitualmente: limpiar, pasear al perro, hacer la compra…
  • Procrastinación de autodesarrollo: postergar actividades de ocio, de autorrealización, evitación de aspiraciones y superación…
  • Procrastinación por baja tolerancia a la tensión: se da ante situaciones difíciles o muy tensas. Como consecuencia de la tensión o alteración, te sientes irritable y evitas hacer ciertas tareas; de esta forma empieza la postergación.

La mayoría de estudiantes hemos  sufrido esto ante un examen, la presentación de un trabajo… y actualmente ante el estrés y sobrecarga de trabajo al que estamos sometidos esta manera de actuar va en aumento y en nuestras manos está el combatirlo y buscar alguna alternativa para no caer en la procrastinación.